Fantasia y Mitologia, todo lo que quieres ser y mas...
 
ÍndiceBuscarMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cazadores Arcadios y Katagarios

Ir abajo 
AutorMensaje
Aimee Peltier
Admin
avatar

Join date : 18/03/2010
Location : En el fuego de las Tempestades

MensajeTema: Cazadores Arcadios y Katagarios   Dom Jun 06, 2010 2:27 am

Nuestro Génesis. (El Comienzo).

Ven conmigo, viajero moderno, atrás, a un tiempo que ha sido cubierto por el misterio.Viaja conmigo al pasado para conocer una antigua leyenda que ha sido, sobre todo, olvidada.

O al menos...
Deformada.

Vemos restos de ello en nuestro avanzado mundo. ¿Qué mortal de la era actual no sabe del temor a los extraños ruidos cuando hay luna llena? ¿Quién no teme el aullido del lobo? ¿El grito de un halcón? Quién no mira con precaución los callejones más oscuros, sin temor a los depredadores humanos, sino a algo más. Algo oscuro. Peligroso. Algo aún más mortal que nuestros homólogos humanos.Pero la humanidad no siempre tuvo este miedo. En efecto, hubo un tiempo, una vez, hace mucho, cuando la gente era la gente y los animales eran animales.

Hasta el día del Allagi.

Ellos dicen del nacimiento de los Were-Hunters, que como la mayoría de los grandes males, comenzaron con sólo las mejores intenciones.El rey Lycaon de Arcadia no tenía ni idea cuando se casó, de que su preciosa y amada reina no era humana. Su esposa guardaba un oscuro secreto. Ella nació de la raza Apolita, maldita, y estaba destinada a morir en la flor de su juventud. A la edad de veintisiete años.No fue hasta su último cumpleaños, cuando Lycaon vio a su amada morir horriblemente consumida, que se dio cuenta que los dos hijos que ella había engendrado la seguirían a una temprana tumba.

Asolado por la pena, él buscó ayuda en sus sacerdotes, pero todos le dijeron que no había nada que se pudiera hacer. El destino era el destino.Pero Lycaon rechazó hacerle caso a su sabiduría. Él era un hechicero, y estaba decidido que nadie se llevaría a sus hijos lejos de él. Ni siquiera los mismos Destinos.Y entonces, empezó a experimentar con su magia para prolongar las vidas de la gente de su esposa. Capturándolos, él mágicamente combinó su esencia con varios animales que eran conocidos por su fuerza: osos, panteras, leopardos, halcones, leones, tigres, chacales, lobos. Y hasta dragones.

Él pasó años perfeccionando su nueva raza, hasta que por fin estuvo seguro que había encontrado la cura para sus hijos.Mezclándolos con un dragón y un lobo, los más fuertes de los animales con los que había experimentado, los impregnó de más fuerza y magia que a cualquiera de los demás. En realidad, dio su propio poder a sus hijos.

Al final, él recibió más de lo que había esperado. No sólo sus hijos tendrían vidas más largas que la de su esposa, sino que tendrían vidas más largas que cualquier especie conocida. Con sus capacidades mágicas y su fuerza animal, ellos ahora vivían de diez a doce veces más que cualquier ser humano.Los Destinos, sin embargo, observaron la Tierra y vieron lo que el orgulloso rey había hecho. Enojadas por la interferencia en sus dominios, los Destinos decretaron que él debería matar a sus hijos y a todos los que eran como ellos.

Lycaon se negó.

Entonces los Destinos buscaron su propia forma de castigo por su orgullo. Sus hijos y todos los que fueran como ellos fueron maldecidos nuevamente.

“Nunca habrá paz entre tus hijos —proclamó Clotho, el Destino que hila los hilos de vida—. Ellos pasarán la eternidad odiándose y peleando hasta el último de sus días, cuando ni uno solo de ellos quede en pie.”

Y así fue. Siempre que Lycaon mezclaba un animal con un humano nacían dos seres.
Uno que era quien portaba el corazón de un animal y otro que portaba un corazón humano.
Aquellos que caminaban como hombres y tenían corazones humanos fueron después llamados Arcadianos por la gente de Lycaon. Los que tenían corazones de animal fueron llamados Katagaria.

Los Katagaria nacían como animales y vivían como animales, hasta que alcanzaban la pubertad, cuando los poderes mágicos se liberaban en sus hormonas, eran capaces de volverse humanos, al menos externamente. Sus corazones de animal gobernarían siempre sus acciones. De la misma manera, los Arcadianos nacían como humanos y vivían como humanos hasta que su pubertad traía con ella su magia y su capacidad de cambiar a la forma animal. Dos caras de una misma moneda, las dos especies deberían haber estado en paz. En cambio, las diosas enviaron la Discordia para plantar la desconfianza entre ellos. Los Arcadianos se sintieron superiores a sus primos animales. Después de todo, ellos contaban con racionalidad humana, mientras los Katagaria eran sólo animales que podían adoptar forma humana.

Los Katagaria aprendieron rápidamente que los Arcadianos no eran honestos sobre sus intenciones y que si decían una cosa, luego hacían otra.
A lo largo del tiempo, los dos grupos se han atacado el uno al otro mientras cada lado tomaba la razón moral como propia. Los animales creían que los Arcadianos eran la verdadera amenaza mientras los Arcadianos creían que los Katagaria debían ser controlados o abatidos.
Es una guerra interminable.Y como en todas las guerras, nunca hubo un verdadero vencedor. Sólo hubo víctimas que todavía sufrían por el prejuicio y el odio infundado.

Razas de los Cazadores arcadianos y Katagarios:

Litarian--Leones
Drakos--Dragones
Gerakian--Halcón/Águila
Tigarian--Tigres
Lykos--Lobos
Ursulan--Osos
Panthiras--Panteras
Tsakalis--Chacales
Niphetos Pardalia--Leopardos de las Nieves
Pardalias--Leopardos
Balios--Jaguares

_________________

Take my breath away
Volver arriba Ir abajo
http://dark-hunter-world.forumotion.com
 
Cazadores Arcadios y Katagarios
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Were Hunters-
Cambiar a: